•  
  •  

Prédicas escritas

¿Aún estás en las ramas?

Lucas 19:1-10 “Habiendo entrado Jesús en Jericó, iba pasando por la ciudad. Y sucedió que un varón llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos, y rico, procuraba ver quién era Jesús; pero no podía a causa de la multitud, pues era pequeño de estatura. Y corriendo delante, subió a un árbol sicómoro para verle; porque había de pasar por allí. Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa. Entonces él descendió aprisa, y le recibió gozoso. Al ver esto, todos murmuraban, diciendo que había entrado a posar con un hombre pecador. Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado. Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham. Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.”

Cuando las ansiedades de la vida, las frustraciones del día a día se evalúan bajo la óptica de las consideraciones personales y profesionales tomamos malas decisiones, Zaqueo dijo yo soy rico, soy publicano y bajo de estatura, la gente no me va a dejar ver, sin embargo tengo una necesidad y estoy ansioso de que Dios actúe en mi vida, pero vio su necesidad bajo la óptica de sus complejos, debilidades e incapacidades.

Hasta que pasa Jesús y debió descender porque lo que Él haría, lo haría solamente si descendía ¿Cuántas veces Dios te ha llamado y sólo te atreves a ver desde lejos? Dios no hace nada con gente que se queda sentada en las ramas, Cristo espera, insiste, llama y llama por nombre y apellido, te pide que desciendas porque quiere trabajar contigo, e insiste con su Santo Espíritu, hasta que nos damos cuenta que es buena idea descender de nuestras ramas y permitir que Jesús pase a nuestra casa.

El Espíritu Santo puede llegar a las ramas, alcanzar la altura en la que estás, pero Dios quiere que desciendas, Dios no crea las circunstancias, pero si las utiliza, la Palabra es clara y precisa con lo que ocurre, con los que son ministrados por la presencia del Espíritu Santo, es el fruto de la promesa del Señor, pero para eso debes descender de tu lugar de comodidad.

Cuando el Espíritu Santo viene sobre ti vivifica hasta tu cuerpo mortal, trae sanidad sobre tu vida y restauración sobre tu cuerpo, cuando Cristo le dice a Zaqueo que se baje, la palabra en griego significa que debía rebajarse a los niveles más bajos de su vergüenza para que el Espíritu Santo operara ¿Es este tu momento de descender? Esa comodidad puede ser tu empleo, tu salud, incluso tu propia seguridad, pero casi siempre es el orgullo, Él quiere trabajar contigo y entrar en tu casa.

Zaqueo descendió no solo porque Cristo le aseguró que iba a trabajar con él, sino porque le dijo que era necesario llegar a su casa, el Salvador tiene la necesidad de trabajar en tu casa, pero ¿Aun estás en las ramas? Quiere ir a tu casa, Zaqueo lo único que tuvo que hacer fue descender de prisa, el cristiano que desciende deja que el Espíritu Santo obre, así Él entra en su casa y sus decisiones todas son para seguir y glorificar a Cristo.

Has de tu vida entera un ministerio, de tu paternidad, tu maternidad, tu relación, que cada rol sea un ministerio, no hay tal cosa como un error eterno, tu vida no se puede determinar por tus errores, vive en el caminar del perdón, puedes decidir basándote en Él y no en los hombres, pídele a Dios que te ayude a descender de la rama, no temas ante la humillación porque el mismo Dios que te manda a descender, va a extender su mano de gracia para levantarte, y si te faltan fuerzas para seguir Él te sostiene.

Hno. Samuel Esquilin
Culto dominical 16 de julio de 2017

Ver vídeo

Leer más →

 

¿De qué tamaño es tu Dios?

Josué 14:10-12 “Ahora bien, Jehová me ha hecho vivir, como él dijo, estos cuarenta y cinco años, desde el tiempo que Jehová habló estas palabras a Moisés, cuando Israel andaba por el desierto; y ahora, he aquí, hoy soy de edad de ochenta y cinco años. Todavía estoy tan fuerte como el día que Moisés me envió; cual era mi fuerza entonces, tal es ahora mi fuerza para la guerra, y para salir y para entrar. Dame, pues, ahora este monte, del cual habló Jehová aquel día; porque tú oíste en aquel día que los anaceos están allí, y que hay ciudades grandes y fortificadas. Quizá Jehová estará conmigo, y los echaré, como Jehová ha dicho.”

¿Te has sentido cansado últimamente? ¿Has sentido un cansancio que va más allá de lo físico? Que te lleva a la apatía e incluso a la falta de fe, pues leemos en el pasaje sobre Caleb, vemos que tenía 85 años que como nosotros hemos pensado “soy muy joven”, “soy muy adulto”, “no tengo dinero para emprender”, o “no tengo fuerzas para empezar algo nuevo”, “le temo a la crítica”, y poco a poco van surgiendo una serie de gigantes en nuestras vidas ¿Tienes algún gigante en tu vida?

Caleb fue uno de los 12 espías que Josué envió, 10 llegaron que desalentaron al pueblo, pero hubo 2 que dijeron “Si, hay gigantes, pero vamos a poseerlos en el nombre de Dios”, y ahora con 85 años recuerda una promesa que Dios le había dado ¿Has recordado alguna promesa? Caleb recordó la promesa 45 años después, que se dicen fácil pero no pasan rápido.

Caleb tenía las mismas fuerzas que cuando tenía 45 años, así que si el Señor te ha dado una herencia es hora de que tomes posesión de ella, hasta que no tomes la promesa no es tuya, ¿Caleb vio al os gigantes? No, él creyó en la promesa que Dios le había dado, no le importaron los gigantes, él vio al Señor, cuando imitamos a Caleb vemos que cuando cambiamos nuestras perspectivas cambia nuestra vida, vemos las situaciones de una manera distinta.

¿Quién es el gigante para nosotros? El Señor, porque Él va a ir a pelear mi batalla, no sé cuál es tu situación, si es la salud, la enfermedad, algo temporal, si es un gigante con el que tienes años peleando, que tiene años orando por eso y el Señor no responde, hacemos montañas imposibles de escalar pero para el Señor no es nada ¿Cuánto tiempo tienes sintiendo que no puedes vencer al gigante?

Pero en Josué podemos ver como terminó Caleb, Josué 14:14 “Por tanto, Hebrón vino a ser heredad de Caleb hijo de Jefone cenezeo, hasta hoy, por cuanto había seguido cumplidamente a Jehová Dios de Israe”;  otras versiones dicen por cuanto había sido fiel al Señor, Caleb sin importar el tiempo sabía que Dios le iba a cumplir la promesa que le había dado y le renovó sus fuerzas, vamos a pelear, pero hay uno con la fuerza para vencer gigantes.

Salmo 60:12 “En Dios haremos proezas, y él hollará a nuestros enemigos.”

Nos toca pelear creyendo que el Dios de Israel nos ha dado la promesa de vencer, no hay gigante en mi vida que pueda vencer al Dios de Israel, Caleb creyó en el Dios de Israel, en el Señor, Caleb no era distinto a ti y a mí, Números 14:24 “Pero a mi siervo Caleb, por cuanto hubo en él otro espíritu, y decidió ir en pos de mí, yo le meteré en la tierra donde entró, y su descendencia la tendrá en posesión.”, Caleb sabía que podía ir y poseer la tierra, pero dice que tenía otro espíritu y ahí entendemos que era el Espíritu Santo de Dios, que está con nosotros, que se derrama y llena con la fortaleza necesaria, porque no hay gigante como el Señor nuestro Dios.

Hno. Juan Carlos Vincent
Culto de ministración del Espíritu Santo del 11 de julio de 2017

Ver vídeo

Leer más →

 

Cubiertos bajo su gracia

Salmo 91:1 “El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente.”

Toda crisis en nuestra vida como individuo, como familia, sociedad o nación siempre va a sacar dos cosas de nosotros, siempre va a descubrir dos grandes realidades, lo mejor o lo peor,  sale para mostrar que es lo que abunda en nuestro corazón, no hay crisis en la que esto no ocurra, enfermedad, problemas en el matrimonio, con los hijos, sin importar, la crisis sacará ambas cosas.

Pero en la Biblia nos dice que hará algo, su palabra dice que pondrá abrigo para que nos resguarde, y en el Salmo 91 nos dice que hará este abrigo; usamos abrigo cuando hace frío, en las noches heladas y oscuras, cuando llega el frío en nuestra vida producto de la crisis buscamos abrigo, refugio, la pregunta es ¿Te interpones a los obstáculos?

¿Crees que habitas al abrigo del Altísimo? ¿A dónde vas a buscar abrigo? ¿Bajo el cobijo de quién estás? El abrigo se reconoce por su textura, por el material qué está hecho, nylon, acrílico, algodón o lana, en medio de nuestra situación es importante saber de qué me estoy cubriendo.

Muchos se abrigan en la apariencia, el abrigo de la apariencia pesa mucho pero no quita el frío, es caro por la simple apariencia de imitar un buen componente de algodón y lana pero resulta que es pura fibra sintética y no produce lo que dice que va a producir.

Otro abrigo es el pesimismo, es el que nos dice es bueno, es bonito y es barato, pero ese abrigo se descose, se pone viejo, se ensucia y se mancha, luego está el abrigo de la imitación que sale muy caro, pero al lavar ese abrigo siempre pasa algo, se encoje, se destiñe, pero resulta que no tenemos cualquier abrigo, tenemos el abrigo del Altísimo, esa palabra usada allí en hebrero significa un lugar que te esconde, un lugar que te refugia, no hay un minuto del día en el que te encuentres fuera de Él, el abrigo del Altísimo siempre te tendrá bajo su sombra.

Dice el Salmo 91 que el abrigo del Altísimo te libra del lazo, de la peste, es tibio, no deja que entre el frío de la crisis, da amparo, quita el temor a la oscuridad, quita y elimina el peligro, no deja que entren plagas, no permite que llegue el desastre ni el terror nocturno, no permite que te toque pestilencia ni mortandad, cuando estamos en el abrigo del Altísimo esa fe al creer que está allí nos dice que no temeremos mal alguno.

El abrigo del altísimo es morada del lugar en el que habitamos, como estamos cubierto con Él todo lo que nos sobreviene no nos cae a nosotros, sino al abrigo, por lo que nos resbala lo que esté pasando, Dios te llama esta noche y te dice: Déjate acobijar, déjate cubrir en medio de tu crisis porque estando bajo mi cobijo eso no te tocará y sacaré lo peor de ti en tu crisis para que brille mi excelencia en ti y se sepa que Soy Yo y no hombre alguno.

Es tiempo de que reconozcamos que Jesús es nuestra esperanza, es nuestra coraza, en Él debemos confiar, pon en Él tu amor, invócale porque te va a responder, estaré contigo en la angustia y me glorificaré en medio de tus crisis, Él está en un presente continuo, hace hoy, mañana y siempre, mostrará su gloria en medio de tu situación, de tu crisis, en medio de toda situación se glorificará y saciará de larga vida mostrándote su salvación.

José Gregorio Ferreira
Culto de ministración del Espíritu Santo 4 de julio de 2017

Ver vídeo

Leer más →

 

Plenamente convencidos

Nahum 1:7 “Jehová es bueno, fortaleza en el día de la angustia; y conoce a los que en él confían.”

Si tomáramos la tarea de jerarquizar todas las expresiones que tenemos como pueblo de fe, no dudo en asegurar que Dios es bueno.

Apenas iniciamos en la fe lo decimos insaciablemente cuando descubrimos el amor de Dios, pero más importante que decirlo es de vital importancia el saber por qué lo decimos, porque justamente en el momento de la angustia esas frases comienzan a desaparecer de la boca, por esto el Señor lo dice incansablemente en su Palabra, es un recordatorio.

Tenemos muchos versículos sobre lo fiel y justo que es el Señor, en su infinita sabiduría sabe lo débil que es una mente acosada por la angustia, que tiene muchas características, pero lo más común es creer que estamos solos y desamparados, siempre vemos las dificultades mucho más grandes de lo que son, y la verdad es que nunca son tan fatales como la angustia las presenta, es normal sentirse abatidos, nos acordamos de todos nuestros pecados, de todo lo que hemos hecho que desagrada a Dios.

Entonces viene la palabra de Dios a través del Espíritu Santo y nos recuerda que no nos amó cuando ya éramos santos, nos amó cuando estábamos en pecado, nos valoró en esa condición de pecado, como vemos en Romanos 5:8 “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.”

Cuando estamos en la angustia sentimos que ya no vamos a aprender nada por ser pecadores, ya no vale la pena asistir al templo, leer la Palabra, sentimos que nadie tiene tiempo para nosotros y nos da vergüenza acercarnos aún en la oración a nuestro Señor, pero Él nos hace entender que tiene compasión de nosotros, que estamos enfrentando la situación como carnales y no con el corazón puesto en Dios.

En la angustia siempre evaluamos las condiciones económicas, nos sentimos sin solución alguna, que pereceremos en injusticia, que nos consumirá la maldad, pero es entonces cuando nos conseguimos en los brazos del buen pastor, entendemos lo que es el amor de nuestro Señor, en la angustia nos engañamos y ni siquiera recordamos las bondades que hemos leído, nos da temor, esto no nos permite postrarnos en adoración, pero bendito el Señor por su amor que nos recuerda que es un pastor tierno, amoroso y paciente hasta que perfeccione la obra en ti.

Tenemos que estar plenamente convencidos en todo momento que nuestro Señor es fiel, es Santo, no por lo que somos sino porque Él es bueno, perfecto, no permitas bajo ninguna condición que la angustia se apodere de ti, cuando evaluamos las situaciones con el ojo carnal y quitamos la mirada del Señor todas las dificultades se engrandecen y contaminamos nuestro corazón de tal manera que no vemos la salida.

Cuando tu fundamento sea la certeza de Dios en tu vida vas a poder caminar sobre cualquier situación, lo importante es que tu corazón se llene de fe, camina en firmeza sabiendo que Él lo hará, espera cosas buenas en tu vida porque has confiado en el fiel y poderoso Dios, el que hará un milagro porque así ha prometido a los que confían en Él.

Manuel Herradez
Culto de ministración del Espíritu Santo 27 de junio de 2017

Ver vídeo

Leer más →

 

Un paso de fe

Mateo 14:14-16 “Y saliendo Jesús, vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, y sanó a los que de ellos estaban enfermos. Cuando anochecía, se acercaron a él sus discípulos, diciendo: El lugar es desierto, y la hora ya pasada; despide a la multitud, para que vayan por las aldeas y compren de comer. Jesús les dijo: No tienen necesidad de irse; dadles vosotros de comer.”

El Señor da una instrucción de fe a sus discípulos, tenían 5.000 personas esperando para comer y Jesús les dice que les den de comer. El Señor pedía un paso de fe, moverse para hacer lo imposible. A veces creemos que la fe es como un chinchorro que uno hace un movimiento y luego sigue moviéndose solo por inercia, el Señor va a proveer pero debes dar tu paso de fe.

Leemos también en Lucas 5:4-6 “Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar. Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; más en tu palabra echaré la red. Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía.”

Los discípulos sabían lo que hacían, estuvieron toda la noche pescando, estaban cansados de remar y el Señor les pide lo increíble, bogar mar adentro. Simón Pedro aun en lo absurdo dice “En tu palabra echaré la red”: No sé que tan cansado estés de bogar, que por mucho esfuerzo que hagas no tienes fruto, pero el Señor te dice que des ese paso de fe y te muevas; la fe del cristiano no es estar sentado, es hacer actos de fe ilógicos.

Actúa ilógicamente porque el Señor te va a bendecir, cree que es el Señor y Rey de reyes ¿No le vamos a creer al Señor? Es un paso de fe, Dios te ha sacado de esa situación que sólo tú sabes a través de un milagro, pero desea llevarte más allá, no te quedes en el desierto, llega a la tierra prometida, debes creer lo que Él te está diciendo, sal de la comodidad, de la incredulidad, aunque no lo veas anda por fe y no por vista.

2 Corintios 5:7 “(porque  por  fe andamos, no por vista)” da el paso, que no sea por tu vista sino por tu  fe, empieza a creer y Dios hará tremendas cosas en tu vida, tal como las que leemos en la Biblia, personas normales como tú y como yo, pero que decidieron creer pues “sin fe es imposible agradar a Dios”.

Hno. José Luis Woodberry
Culto de ministración del Espíritu Santo 20 de junio de 2017

Ver vídeo

Leer más →

 

Dios cumple su propósito

Génesis 37:4-8  “Y viendo sus hermanos que su padre lo amaba más que a todos sus hermanos, le aborrecían, y no podían hablarle pacíficamente. Y soñó José un sueño, y lo contó a sus hermanos; y ellos llegaron a aborrecerle más todavía. Y él les dijo: Oíd ahora este sueño que he soñado: He aquí que atábamos manojos en medio del campo, y he aquí que mi manojo se levantaba y estaba derecho, y que vuestros manojos estaban alrededor y se inclinaban al mío. Le respondieron sus hermanos: ¿Reinarás tú sobre nosotros, o señorearás sobre nosotros? Y le aborrecieron aun más a causa de sus sueños y sus palabras.”

La travesía hacia el propósito estuvo muy marcadas por dos eventos muy significativos en la vida de José, el primero es la esclavitud, el orgulloso y preferido hijo de Jacob fue vendido por sus hermanos, ahora con grilletes en sus pies y un collar en su cuello iba rumbo a Egipto a otra cultura e idioma;, lleno de temor,  incertidumbre, dudas y tal vez preguntándose por qué, pero dicen las Escrituras que la mano de Dios estaba con Él, la vida siguió trascurriendo y a los 11 años siguientes fue apresado en la cárcel del Faraón, fue encerrado en un hogar maloliente enfrentando privaciones y restricciones.

¿Por qué? No había hecho nada meritorio, pero la mano de Dios estaba con él, la respuesta al por qué es cuando el Señor establece un propósito en alguien, es probable que experimente situaciones inexplicables porque muchas veces para llegar a destino el hombre necesita cambiar áreas de su vida para que pueda alinearse al plan trazado por Dios.

Tal vez estés viviendo eventos inesperados, eventos que producen resultados como los que vivió José, temor, angustia, impotencia, dudas; la actitud adecuada para enfrentarlos es postrarte ante el Señor diciéndole que no sabes lo que pasa, pero quieres ser un aliado y no un obstáculo en su propósito, pídele que haga su voluntad, en muchas situaciones, en la travesía encontramos con ciertas realidades, debemos escalar, los escalones pueden representar crecimiento, carácter, paciencia, comunión, dependencia, intimidad, y confianza.

Fueron 13 años, un tiempo en el que el Señor puso a prueba el carácter de José, fue liberado y puesto como administrador de Egipto, en 13 años José tuvo que trabajar, vivir experiencias fuertes, para alcanzar el propósito que Dios tenía para su vida, vivió situaciones extremas pero le creyó al Señor, a pesar de las dificultades sabía que la mano de Dios le acompañaba, y cuando atravesamos situaciones difíciles saber que Dios está delante de nosotros debe alentarnos lo suficiente para avanzar.

Tal vez  no tengamos el propósito que tuvo José, pero su propósito se va a cumplir en ti, hay propósito en tu vida, en tu familia, hay propósito en tu iglesia, en nuestro país, porque nuestro Dios es un Dios de propósito.

Hno. Wilmer Torres
Culto de ministración del Espíritu Santo 13 de junio de 2017

Ver vídeo

Leer más →

 

Es tiempo de movernos

Juan 11:38-44 “Jesús, profundamente conmovido otra vez, vino al sepulcro. Era una cueva, y tenía una piedra puesta encima. Dijo Jesús: Quitad la piedra. Marta, la hermana del que había muerto, le dijo: Señor, hiede ya, porque es de cuatro días. Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios? Entonces quitaron la piedra de donde había sido puesto el muerto. Y Jesús, alzando los ojos a lo alto, dijo: Padre, gracias te doy por haberme oído. Yo sabía que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la multitud que está alrededor, para que crean que tú me has enviado. Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: ¡Lázaro, ven fuera! Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.”

Hemos escuchado esta historia miles de veces, pero es un mensaje poderoso, el Señor levantó a un muerto de hacía 4 días ¿Te imaginas haber estado allí? Yo hubiese corrido al menos un poco pues no es cualquier cosa ver caminar a un muerto, nos hemos puesto en el papel de Marta, de María, de Lázaro pero ¿Alguna vez te has puesto en el lugar de los hombres que movieron la piedra?

Estos hombres debieron obedecer la palabra de Jesús, Jesús pide quitar la piedra y Marta tiene una reacción lógica “Tiene 4 días muertos”, pero Jesús tiene una particularidad de romper los esquemas lógicos y obrar sobrenaturalmente en tu vida, a veces pensamos que nuestra forma lógica y racional de ver las cosas es igual a la forma de Dios, y no es así, Él va a usar ese raciocinio humano  para actuar sobrenaturalmente.

La Biblia no habla de los hombres que movieron la piedra, suponemos fueron hombres, ahora ¿Por qué mandó a quitar la piedra? Jesús pudo moverla el mismo, pasa que para recibir tu milagro es hora de moverte, es hora de mover tu piedra, las características de una piedra es que es grande, a veces mucho más que nosotros, se atascan, puede hacer daño, pero no importa que tan grande sea tu piedra porque detrás está tu milagro.

Estos hombres deben haber dudado, temido, quedado con expectativas, finalmente obedecen y mueven la piedra logrando ver el milagro ¿Qué le pides tú a Jesús? ¿Sanidad, por tu familia, por Venezuela? Hoy Jesús te está mandando a remover tu piedra, muchas veces tienen nombre y apellido, incredulidad, desanimo, desesperanza, miedo, duda por comentarios, quizás cobardía, lo que está en medio de ti y tu milagro es una piedra, Jesús desea que tú y tu obediencia se muevan para ver la gloria de Dios.

Juan 11:40 “Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios?” Lo que está en medio de nosotros como seres humanos y el milagro que Dios quiere hacer es una piedra, hoy Él está dispuesto a obrar, a sanarte, pero  manda a remover la piedra no porque no pueda quitarla sino porque obedecer mueve la gloria de Dios.

Te hablo a ti que tienes identificada tu piedra, deja de pensar con tu lógica humana, deja de pensar por lo que te han dicho, deja de pensar que tu enfermedad no tiene cura, que es el fin, dejemos la incredulidad a un lado, es hora de movernos porque el Señor va a hacer el milagro pero debes obedecer.

Alejandro Colina
Culto dominical de ministración del Espíritu Santo 6 de junio de 2017

Ver vídeo

Leer más →

 

El desierto y la dependencia de Dios

Deuteronomio 8:2 “Y te acordarás de todo el camino por donde te ha traído Jehová tu Dios estos cuarenta años en el desierto, para afligirte, para probarte, para saber lo que había en tu corazón, si habías de guardar o no sus mandamientos.”

En la geografía el desierto es una región que se caracteriza por escasa pluviosidad, temperaturas extremos, frías o cálidas que hacen que las condiciones para la vida humana, vegetal o animal  sean muy adversas, de allí podemos apreciar distintos tipos de desiertos, por lo general nos imaginamos desiertos como dunas pero si hay desiertos de temperaturas bajas. En un desierto son tan extremas las temperaturas que vegetación muy escasa puede estar allí, en el caso de temperaturas altas algunas alimañas, escorpiones y serpientes pueden sobrevivir.

¿En condiciones normales cómo sobrevive un pueblo en un desierto? ¿Cómo estuvo el pueblo 40 años caminando por el desierto? ¿Por qué anduvieron por el camino más largo? ¿Se equivocó Dios? No, Dios nunca se equivoca, Él conocía los corazones y quería trabajar con ese pueblo, necesitaba hacerlo, más adelante en Nehemías vemos cómo Esdras reconoce los pecados del pueblo de Israel, era evidente que el pueblo Hebreo no estaba entendiendo lo que Dios estaba haciendo.

Este pueblo no había tenido tiempo de conocer al Dios vivo, no existía relación, podían hablar con Él pero preferían que lo hiciera Moisés, siempre encontramos excusas para no hablar con Dios, ellos pecaron, ofendieron a Jehová, muchos de nosotros tenemos mucho tiempo en nuestros desiertos personales, Dios tiene que trabajar en estos desiertos, estamos allí para aprender, solemos pensar que el desierto es sólo para llevar golpes, no, cuando estamos bien nos olvidamos de orar, de buscar a Dios, pero cuando pasamos por un desierto, clamamos, Dios tiene que enseñarnos.

Cuando vemos sus promesas creemos que todo será color de rosa, pero no, Dios debe pasarnos por el crisol, cada vez que pasamos por un desierto Dios está allí, el problema es que no lo creemos, pero siempre desobedecemos, en muchas tribulaciones no entendemos por qué pasan las cosas, alégrate, porque Dios te está enseñando y algo bueno viene, su misericordia es la que te permite formarte.

Ten por seguro que en el desierto Dios no te va a dejar, Él es tu sustento, Dios con sus muchas misericordias no te va a abandonar en el desierto, a pesar de la infidelidad del pueblo envió su buen Espíritu, los sustentó 40 años y de ninguna cosa tuvieron necesidad ¿Hay alguna diferencia en estos tiempos? Nos ha dado promesa, así como le dio promesa a ese pueblo, somos pueblo adoptado, vivimos tiempos difíciles, de angustia, de quebranto, de escasez.

Muchos estamos pasando por desiertos morales, espirituales, sociales y económicos, no sé cuál es tu desierto pero Él sí, Él, que es tu sustento, tu provisión diaria, que mitiga tu fe, sana heridas morales, espirituales, el que levanta la columna de nube e ilumina tu camino de día y de noche, Dios, es el que te creó, créele, aprópiate de esas promesas que el Señor te ha dado, Él está pendiente hasta de los más pequeñitos detalles.

Es tiempos de desierto, de crisis, de escasez, es el Dios de los pequeños y grandes detalles, si hace cosas que parece triviales y banales ¿Cuánto más hará contigo? ¿Cuánto tiempo tienes pasando por el desierto? ¿Obedeces a tu Señor? No permitas que mueras en el desierto, deja que el Señor trabaje, necesita que le entregues su corazón, que le creas de manera absoluta, que le reconozcamos en absoluta dependencia, Venezuela necesita a Dios, sí, pero podemos ser luz en el nombre de Jesús.

Isabel de Zabala
Culto de ministración del Espíritu Santo 30 de Mayo de 2017

Ver vídeo

Leer más →

 

Dios te va a vestir de honra

Isaías 49:15-19 “¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti. He aquí que en las palmas de las manos te tengo esculpida; delante de mí están siempre tus muros. Tus edificadores vendrán aprisa; tus destruidores y tus asoladores saldrán de ti. Alza tus ojos alrededor, y mira: todos éstos se han reunido, han venido a ti. Vivo yo, dice Jehová, que de todos, como de vestidura de honra, serás vestida; y de ellos serás ceñida como novia. Porque tu tierra devastada, arruinada y desierta, ahora será estrecha por la multitud de los moradores, y tus destruidores serán apartados lejos.”

Isaías significa “Jehová es salvación”, cada vez que leemos este libro estamos proclamando “Jehová es salvación”, en este verso comienza con una pregunta ¿Sabes por qué el Señor hace esta pregunta? El verso anterior dice Isaías 49:14 “Pero Sion dijo: Me dejó Jehová, y el Señor se olvidó de mí.” A veces en medio de la angustia nos podemos preguntar ¿Se ha olvidado Dios de mí? Y el Señor responde “¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz?” Él no se olvidará de ti, ni te dejará de amar.

En sus manos nos tiene esculpidos, si quieres una señal clara de que no se va a olvidar. Dice su palabra que fue clavado en una cruz, crucificado por ti y por mí, cada vez que oigas que fue traspasado por nuestras rebeliones di: El Señor tiene una marca que hace que se acuerde todos los días de mí. Él te tiene presente en sus pensamientos, el Señor traerá bendiciones sobre ti, siempre traerá bendición, sanidad y esperanza sobre ti.

En Isaías no se narra solamente las promesas de Dios, sino palabra para un pueblo muy rebelde con el cual nos podemos sentir identificado, pero no importan las faltas, ni el pasado, ni lo que fuiste, lo que importa es que Él tiene grabado tu nombre en su corazón, su bendición vendrá y se llevará la necesidad, la enfermedad, Dios cumplirá en ti su bendición. Te dice “Alza los ojos y mira” es momento de prestar atención a lo que viene de parte de Dios, viene gracia de Dios sobre ti, te ceñirá de bendición, estarás tan lleno que tendrás que ir al mundo y decirles lo que Dios ha hecho contigo.

El Señor te dice que levantes los ojos, levanta tu mirada, no estés avergonzado, no te mires a ti mismo, no mires tu pasado, no oigas a los que te pueden acusar, no te está diciendo que mires la situación de tu alrededor, te dice que te vestirá de honra, tienes su bendición contigo, Dios quiere quitarte el vestido de tristeza y poner manto de alegría, te va a ceñir como a la novia, te vestirá de paz, de esperanza, te dará vida nueva, traerá perdón sobre ti.

Si has tenido dudas, te sientes cuestionado, Él te dice: ¡Ven, quiero perdonarte! Si crees que Dios no se va a conmover por ti es momento de apartar ese pensamiento porque Él si se conmueve, si piensa en ti, si nunca le has dicho que venga a tu vida dile: Te pido perdón por mis pecados, te pido que vengas a mi corazón y me transformes, no quiero ser el mismo, quiero que seas tú quien me guíe y me bendiga.

Al tomar esta decisión el Señor te dice: No me olvido, te tengo en mis manos, hoy traigo sobre ti bendición y salvación, espera en mí, te vestiré con un vestido nuevo que sólo yo puedo hacer para ti. Aleluya.

Santos Fuentes
Culto de ministración del Espíritu Santo 23 de Mayo de 2017

Ver vídeo

Leer más →

 

Cosas grandes y ocultas que tu no conoces

Jeremías 33:3 “Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.”

El Dios de lo sobrenatural hoy te dice “Clama a mí que yo te responderé”, si estás clamando por algo específico hoy puedes tener la respuesta a tu clamor, en el tiempo de Jeremías había una situación bastante difícil para el pueblo de Dios y él fue usado para hablar en Su nombre, y el Rey esperaba que en esa situación de opresión llegara con palabra de Dios y es esta: Clama a mí.

¿Qué significa clamar? En el diccionario dice que clamar es quejarse a gritos pidiendo ayuda, eso es clamar, también dice que clamar viene de una palabra hebrea que viene como de adentro y significa “acosar a una persona insistiendo constantemente hasta lograr lo que se quiere,  clamar es gemir, afligirse, suplicar; ahora te pregunto ¿Has clamado de esta manera? Te has afligido ¿Te has quejado ante nuestro Dios sobrenatural? Quizás respondas que no porque no has dado gritos por la calle, pero a veces gemimos y gritamos muy en lo interno.

La Biblia relata que Ana derramó su alma clamando, sin abrir su boca, el sacerdote incluso pensaba que estaba borracha, pero no, estaba clamando, estaba gimiendo y el Señor la escuchó y respondió de manera sobrenatural, rompió su esterilidad y le dio un hijo, pero a veces clamamos vociferando, así que hay diferentes maneras de clamar pero lo importante es insistir y lo más importante es a quién insistimos y acosamos, la clave de toda esta expresión la encontramos en Jeremías 33:2 “Así ha dicho Jehová, que hizo la tierra, Jehová que la formó para afirmarla; Jehová es su nombre”

La clave es clamar a Jehová, dice “Yo te responderé”, es categórico, dice “clama porque te voy a responder”, así que clama a Él con lo que te aqueja porque te va a responder, le respondió a Moisés, a María, a Martha, hizo cosas sobrenaturales, el Dios al que le cantamos que es sobrenatural no tiene límites, aun lo que para nosotros es imposible para Él es posible, no sólo dice clama a mí y yo te responderé sino que luego dice algo muy muy bueno, dice: “Te mostraré cosas grandes”, es decir, cosas más grandes que las que estás pidiendo, que las que estás necesitando, cosas ocultas que no conoces, ¡Aleluya!

José Zabala
Culto de ministración de Espíritu Santo 7 de Marzo de 2017

Ver vídeo

Leer más →

 

Facebook

Twitter

YouTube

Instagram

Follow Me on Instagram
  • Proclamamos que eres #Rey #IEPLA

    las_acacias: "Proclamamos que eres #Rey
#IEPLA"
    115
    5
  • Y esta es la #vidaeterna #IEPLA

    las_acacias: "Y esta es la #vidaeterna
#IEPLA"
    109
    3
  • Mañana sábado nuestros jóvenes te esperan a las 3:00 p.m. en el templo, será un tiempo de bendición #IEPLA

    las_acacias: "Mañana sábado nuestros jóvenes te esperan a las 3:00 p.m. en el templo, será un tiempo de bendición
#IEPLA"
    88
    0
  • #IEPLA

    las_acacias: "#IEPLA"
    126
    1
  • #IEPLA

    las_acacias: "#IEPLA"
    66
    1
  • #IEPLA

    las_acacias: "#IEPLA"
    40
    1
  • Cuéntanos tu testimonio del #CongresoADN #IEPLA

    las_acacias: "Cuéntanos tu testimonio del #CongresoADN 
#IEPLA"
    49
    1
  • ¿El #CongresoADN cambió tu vida? ¿Encontraste algo que buscabas? #IEPLA

    las_acacias: "¿El #CongresoADN cambió tu vida? ¿Encontraste algo que buscabas?
#IEPLA"
    26
    1
  • Cuéntanos, ¿Estas fechas cambiaron tu vida? #CongresoADN #IEPLA

    las_acacias: "Cuéntanos, ¿Estas fechas cambiaron tu vida? 
#CongresoADN 
#IEPLA"
    40
    1
  • Concierto de adoración del #CongresoADN #IEPLA

    las_acacias: "Concierto de adoración del #CongresoADN 
#IEPLA"
    163
    3