•  
  •  

Domingo 23 de febrero 2014

Thumb_23Feb2014

SAL DE LA PRISIÓN

Apocalipsis es un libro de esperanza, fue escrito por Juan, el apóstol amado y testigo ocular de lo que hizo Jesús. En él, Juan afirma que Dios, el victorioso Señor, volverá para vindicar a los rectos y juzgar a los impíos. Apocalipsis es también un libro de advertencia. Las cosas no eran como debían ser en las Siete Iglesias de Asia, así que Cristo llamaba a los creyentes a comprometerse a llevar una vida recta. El libro comienza narrando cómo Juan recibió una revelación de parte de Dios, luego expone los mensajes específicos de Jesucristo a esas iglesias; pero, de repente, cambian las escenas e irrumpe un mosaico de imágenes espectaculares y majestuosas en la visión
que hay ante los ojos de Juan. Esta serie de visiones describe el futuro, el plan revelado por Dios y cómo Él tiene el control de la
situación, porque la victoria es de Cristo y todos los que confíen en Él serán salvos.

Juan estaba preso constantemente vigilado, amenazado, reducido a un espacio ínfimo, cuando recibió la presencia de Dios. En esas condiciones, Juan adoraba e invocaba a Dios. No necesitamos estar en un lugar en especial, en cualquier parte y momento podemos y debemos adorar a Nuestro
Señor. Es deseable un espacio y un tiempo propicio para la alabanza y adoración, pero en tiempo difíciles, debemos hacerlo en cualquier lugar y a cualquier hora. En ese calabozo, Juan se postraba ante el Señor y abría su corazón a Él y así fue como recibió el mensaje: “Y escribe el ángel de la iglesia en Tiatira: El Hijo de Dios, el que tiene ojos como llama de fuego, y pies semejantes al bronce bruñido, dice esto: Yo conozco tus obras, y amor, y fe, y servicio, y tu paciencia, y que tus obras son más que las primeras”. (Apocalipsis 2:18-19).

Tiatira era un centro laboral, con muchos gremios que se dedicaban a la confección de ropa, tintorería y alfarería. Era una ciudad esencialmente secular, sin preferencia por religión alguna. Sin embargo, fueron felicitados por Juan por sus buenas obras y estimulados a no sentirse satisfechos sólo por regocijarse en la salvación de sus miembros o disfrutar de la adoración conjunta. No. Juan los invitaba a crecer en amor y obras de servicio. Cuando los tiempos son difíciles, debemos invertirlo con sabiduría y fidelidad.

En tiempos convulsionados, sólo basta con postrarnos ante Dios, inclinar nuestra cabeza y, desde el fondo de nuestro corazón, invocar a Dios y Dios estará con nosotros. Juan recibió sabias palabras de Dios, a través de las cuales vislumbró la gloria de Cristo. Tal y como se expresa en Apocalipsis, Dios,
desde su trono, está coordinando todos los sucesos que Juan registró detalladamente en este libro, lo cual nos demuestra que el mundo no está girando fuera de control; el Dios de la creación llevará a cabo sus planes a medida que Cristo inicie la batalla final contra las fuerzas del mal. Juan nos enseña
el cielo, antes de mostrarnos la tierra, para que no temamos por los acontecimientos futuros. La voz que Juan escuchó primero, la que sonaba como trompera, era la voz de Cristo. Y cuando menciona, cuatro veces al espíritu, se refiere al Espíritu Santo que le daba una visión, mostrándole situaciones y
acontecimientos que él no podría haber visto con sus ojos humanos. Esa revelación es una advertencia a los cristianos que se han vuelto apáticos y un estímulo a quienes han permanecido fieles frente a las dificultades de este mundo. Ratifica que el bien triunfará sobre el mal, nos da esperanza en tiempos difíciles y dirección cuando titubeamos en nuestra fe.

Al final de cada una de las cartas a las Iglesias de Asia, se exhorta a los creyentes a que escuchen y tomen en serio lo que se les había escrito en cuanto a las advertencias generales, así como las particulares. Contienen también advertencias y principios para todos. La Iglesia debe tener autoridad
y sus fieles tienen que llevar la palabra de Dios, marcando nuestros pasos al caminar, como si tuviésemos pies de bronce bruñido; preparándonos para las cosas nuevas que tengamos que enfrentar, porque su gloria nos llenará de tal manera que venceremos el miedo. Entrégale tu vida a Cristo, sigue sus pasos, difunde su palabra con convicción, con autoridad, que la gente sepa que la gloria de Dios llenará sus vidas.

La maldad y la injusticia no prevalecerán para siempre. Dios les pondrá fin en el juicio final. Nuestra gran esperanza es que se hará realidad lo que Cristo prometió. Cuando tenemos confianza en nuestro destino final, podemos seguir a Cristo sin titubear, sin que importe que debamos enfrentar. Podemos alentarnos.

Dr. Luis Paz

Deja un comentario

Facebook

Twitter

YouTube

Instagram

Follow Me on Instagram
  • Manifestaciones de la #gloria de Dios Mateo 8:23-26 Luego subió a la barca y sus discípulos lo siguieron. De repente, se levantó en el lago una tormenta tan fuerte que las olas inundaban la barca. Pero Jesús estaba dormido. Los discípulos fueron a despertarlo. —¡Señor —gritaron—, sálvanos, que nos vamos a ahogar! —Hombres de poca fe —les contestó—, ¿por qué tienen tanto miedo? Entonces se levantó y reprendió a los vientos y a las olas, y todo quedó completamente tranquilo. Los discípulos no salían de su asombro, y decían: «¿Qué clase de hombre es éste, que hasta los vientos y las olas le obedecen?» (NVI)

    las_acacias: "Manifestaciones de la #gloria de Dios 
Mateo 8:23-26 
Luego subió a la barca y sus discípulos lo siguieron. De repente, se levantó en el lago una tormenta tan fuerte que las olas inundaban la barca. Pero Jesús estaba dormido. Los discípulos fueron a despertarlo. —¡Señor —gritaron—, sálvanos, que nos vamos a ahogar! —Hombres de poca fe —les contestó—, ¿por qué tienen tanto miedo? 
Entonces se levantó y reprendió a los vientos y a las olas, y todo quedó completamente tranquilo. Los discípulos no salían de su asombro, y decían: «¿Qué clase de hombre es éste, que hasta los vientos y las olas le obedecen?» (NVI)"
    83
    0
  • Manifestaciones de la #gloria de Dios Génesis 22:7-13 #Isaac le dijo a #Abraham: —¡Padre! —Dime, hijo mío. —Aquí tenemos el fuego y la leña —continuó Isaac—; pero, ¿dónde está el cordero para el holocausto? —El cordero, hijo mío, lo proveerá Dios —le respondió Abraham. Y siguieron caminando juntos. Cuando llegaron al lugar señalado por Dios, Abraham construyó un altar y preparó la leña. Después ató a su hijo Isaac y lo puso sobre el altar, encima de la leña. Entonces tomó el cuchillo para sacrificar a su hijo, pero en ese momento el ángel del Señorle gritó desde el cielo: —¡Abraham! ¡Abraham! —Aquí estoy —respondió. —No pongas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas ningún daño —le dijo el ángel—. Ahora sé que temes a Dios, porque ni siquiera te has negado a darme a tu único hijo. Abraham alzó la vista y, en un matorral, vio un carnero enredado por los cuernos. Fue entonces, tomó el carnero y lo ofreció como holocausto, en lugar de su hijo. (NVI)

    las_acacias: "Manifestaciones de la #gloria de Dios 
Génesis 22:7-13 
#Isaac le dijo a #Abraham: —¡Padre! —Dime, hijo mío. —Aquí tenemos el fuego y la leña —continuó Isaac—; pero, ¿dónde está el cordero para el holocausto? —El cordero, hijo mío, lo proveerá Dios —le respondió Abraham. 
Y siguieron caminando juntos. Cuando llegaron al lugar señalado por Dios, Abraham construyó un altar y preparó la leña. Después ató a su hijo Isaac y lo puso sobre el altar, encima de la leña. Entonces tomó el cuchillo para sacrificar a su hijo, pero en ese momento el ángel del Señorle gritó desde el cielo: —¡Abraham! ¡Abraham! —Aquí estoy —respondió. —No pongas tu mano sobre el muchacho, ni le hagas ningún daño —le dijo el ángel—. Ahora sé que temes a Dios, porque ni siquiera te has negado a darme a tu único hijo. Abraham alzó la vista y, en un matorral, vio un carnero enredado por los cuernos. Fue entonces, tomó el carnero y lo ofreció como holocausto, en lugar de su hijo. (NVI)"
    54
    0
  • Semana de #victoria

    las_acacias: "Semana de #victoria"
    58
    3
  • Manifestaciones de la #gloria de Dios 2 Reyes 4:42-44 De Baal Salisá llegó alguien que le llevaba al hombre de Dios pan de los primeros frutos: veinte panes de cebada y espigas de trigo fresco. Eliseo le dijo a su criado: —Dale de comer a la gente. ¿Cómo voy a alimentar a cien personas con esto? —replicó el criado. Pero Eliseo insistió: Dale de comer a la gente, pues así dice el Señor: “Comerán y habrá de sobra.” Entonces el criado les sirvió el pan y, conforme a la palabra del Señor, la gente comió y hubo de sobra. (NVI)

    las_acacias: "Manifestaciones de la #gloria de Dios 
2 Reyes 4:42-44 
De Baal Salisá llegó alguien que le llevaba al hombre de Dios pan de los primeros frutos: veinte panes de cebada y espigas de trigo fresco. Eliseo le dijo a su criado: —Dale de comer a la gente. ¿Cómo voy a alimentar a cien personas con esto? —replicó el criado. Pero Eliseo insistió: Dale de comer a la gente, pues así dice el Señor: “Comerán y habrá de sobra.” Entonces el criado les sirvió el pan y, conforme a la palabra del Señor, la gente comió y hubo de sobra. (NVI)"
    75
    2
  • Manifestaciones de la #gloria de Dios 1 Reyes 18:30-38 Entonces Elías le dijo a todo el pueblo: —¡Acérquense! Así lo hicieron. Como el altar del Señor estaba en ruinas, Elías lo reparó. Luego recogió doce piedras, una por cada tribu descendiente de Jacob, a quien el Señor le había puesto por nombre Israel. Con las piedras construyó un altar en honor del Señor, y alrededor cavó una zanja en que cabían quince litros de cereal. Colocó la leña, descuartizó el buey, puso los pedazos sobre la leña y dijo: —Llenen de agua cuatro cántaros, y vacíenlos sobre el holocausto y la leña. Luego dijo: —Vuelvan a hacerlo. Y así lo hicieron. —¡Háganlo una vez más! —les ordenó. Y por tercera vez vaciaron los cántaros. El agua corría alrededor del altar hasta llenar la zanja. A la hora del sacrificio vespertino, el profeta Elías dio un paso adelante y oró así: «Señor, Dios de Abraham, de Isaac y de Israel, que todos sepan hoy que tú eres Dios en Israel, y que yo soy tu siervo y he ...

    las_acacias: "Manifestaciones de la #gloria de Dios 
1 Reyes 18:30-38 Entonces Elías le dijo a todo el pueblo: —¡Acérquense! Así lo hicieron. Como el altar del Señor estaba en ruinas, Elías lo reparó. Luego recogió doce piedras, una por cada tribu descendiente de Jacob, a quien el Señor le había puesto por nombre Israel. Con las piedras construyó un altar en honor del Señor, y alrededor cavó una zanja en que cabían quince litros de cereal. Colocó la leña, descuartizó el buey, puso los pedazos sobre la leña y dijo: —Llenen de agua cuatro cántaros, y vacíenlos sobre el holocausto y la leña. Luego dijo: —Vuelvan a hacerlo. Y así lo hicieron. —¡Háganlo una vez más! —les ordenó. Y por tercera vez vaciaron los cántaros. El agua corría alrededor del altar hasta llenar la zanja. A la hora del sacrificio vespertino, el profeta Elías dio un paso adelante y oró así: «Señor, Dios de Abraham, de Isaac y de Israel, que todos sepan hoy que tú eres Dios en Israel, y que yo soy tu siervo y he hecho todo esto en obediencia a tu palabra. ¡Respóndeme, Señor, respóndeme, para que esta gente reconozca que tú, Señor, eres Dios, y que estás convirtiendo a ti su corazón!» En ese momento cayó el fuego del Señor y quemó el holocausto, la leña, las piedras y el suelo, y hasta lamió el agua de la zanja. Cuando todo el pueblo vio esto, se postró y exclamó: «¡El Señor es Dios! ¡El Señor es Dios!» (NVI)"
    86
    1
  • Manifestaciones de la #gloria de Dios 1 Reyes 17:10-16 Así que Elías se fue a Sarepta. Al llegar a la puerta de la ciudad, encontró a una viuda que recogía leña. La llamó y le dijo: Por favor, tráeme una vasija con un poco de agua para beber. Mientras ella iba por el agua, él volvió a llamarla y le pidió: Tráeme también, por favor, un pedazo de pan. Tan cierto como que vive el Señor tu Dios —respondió ella—, no me queda ni un pedazo de pan; sólo tengo un puñado de harina en la tinaja y un poco de aceite en el jarro. Precisamente estaba recogiendo unos leños para llevármelos a casa y hacer una comida para mi hijo y para mí. ¡Será nuestra última comida antes de morirnos de hambre! No temas —le dijo Elías—. Vuelve a casa y haz lo que pensabas hacer. Pero antes prepárame un panecillo con lo que tienes, y tráemelo; luego haz algo para ti y para tu hijo. Porque así dice el Señor, Dios de Israel: “No se agotará la harina de la tinaja ni se acabará el aceite del jarro, hasta...

    las_acacias: "Manifestaciones de la #gloria de Dios 
1 Reyes 17:10-16 Así que Elías se fue a Sarepta. Al llegar a la puerta de la ciudad, encontró a una viuda que recogía leña. La llamó y le dijo: Por favor, tráeme una vasija con un poco de agua para beber. Mientras ella iba por el agua, él volvió a llamarla y le pidió: Tráeme también, por favor, un pedazo de pan. Tan cierto como que vive el Señor tu Dios —respondió ella—, no me queda ni un pedazo de pan; sólo tengo un puñado de harina en la tinaja y un poco de aceite en el jarro. Precisamente estaba recogiendo unos leños para llevármelos a casa y hacer una comida para mi hijo y para mí. ¡Será nuestra última comida antes de morirnos de hambre! No temas —le dijo Elías—. Vuelve a casa y haz lo que pensabas hacer. Pero antes prepárame un panecillo con lo que tienes, y tráemelo; luego haz algo para ti y para tu hijo. Porque así dice el Señor, Dios de Israel: “No se agotará la harina de la tinaja ni se acabará el aceite del jarro, hasta el día en que el Señor haga llover sobre la tierra.” Ella fue e hizo lo que le había dicho Elías, de modo que cada día hubo comida para ella y su hijo, como también para Elías. Y tal como la palabra del Señor lo había anunciado por medio de Elías, no se agotó la harina de la tinaja ni se acabó el aceite del jarro. (NVI)"
    57
    0
  • Manifestaciones de la #gloria de Dios 1 Reyes 18:42-46 Acab se fue a comer y beber, pero Elías subió a la cumbre del Carmelo, se inclinó hasta el suelo y puso el rostro entre las rodillas. —Ve y mira hacia el mar —le ordenó a su criado. El criado fue y miró, y dijo: —No se ve nada. Siete veces le ordenó Elías que fuera a ver, y la séptima vez el criado le informó: —Desde el mar viene subiendo una nube. Es tan pequeña como una mano. Entonces Elías le ordenó: —Ve y dile a Acab: “Engancha el carro y vete antes de que la lluvia te detenga.” Las nubes fueron oscureciendo el cielo; luego se levantó el viento y se desató una fuerte lluvia. Pero Acab se fue en su carro hacia Jezrel. Entonces el poder del Señor vino sobre Elías, quien ajustándose el manto con el cinturón, echó a correr y llegó a Jezrel antes que Acab. (NVI)

    las_acacias: "Manifestaciones de la #gloria de Dios 
1 Reyes 18:42-46 Acab se fue a comer y beber, pero Elías subió a la cumbre del Carmelo, se inclinó hasta el suelo y puso el rostro entre las rodillas. —Ve y mira hacia el mar —le ordenó a su criado. El criado fue y miró, y dijo: —No se ve nada. Siete veces le ordenó Elías que fuera a ver, y la séptima vez el criado le informó: —Desde el mar viene subiendo una nube. Es tan pequeña como una mano. Entonces Elías le ordenó: —Ve y dile a Acab: “Engancha el carro y vete antes de que la lluvia te detenga.” Las nubes fueron oscureciendo el cielo; luego se levantó el viento y se desató una fuerte lluvia. Pero Acab se fue en su carro hacia Jezrel. Entonces el poder del Señor vino sobre Elías, quien ajustándose el manto con el cinturón, echó a correr y llegó a Jezrel antes que Acab. (NVI)"
    56
    0
  • Manifestaciones de la #gloria de Dios 2 Reyes 3:15-20 Mientras el músico tañía el arpa, la mano del Señor vino sobre Eliseo, y éste dijo: Así dice el Señor: “Abran zanjas por todo este valle, pues aunque no vean viento ni lluvia —dice el Señor —, este valle se llenará de agua, de modo que podrán beber ustedes y todos sus animales.” Esto es poca cosa para el Señor, que además entregará a Moab en manos de ustedes. De hecho, ustedes destruirán todas las ciudades fortificadas y las otras ciudades principales. Cortarán los mejores árboles, cegarán los manantiales y sembrarán de piedras los campos fértiles. A la mañana siguiente, a la hora de la ofrenda, toda el área se inundó con el agua que venía de la región de Edom. (NVI)

    las_acacias: "Manifestaciones de la #gloria de Dios
2 Reyes 3:15-20
Mientras el músico tañía el arpa, la mano del Señor vino sobre Eliseo, y éste dijo:
Así dice el Señor: “Abran zanjas por todo este valle, pues aunque no vean viento ni lluvia —dice el Señor —, este valle se llenará de agua, de modo que podrán beber ustedes y todos sus animales.” Esto es poca cosa para el Señor, que además entregará a Moab en manos de ustedes. De hecho, ustedes destruirán todas las ciudades fortificadas y las otras ciudades principales. Cortarán los mejores árboles, cegarán los manantiales y sembrarán de piedras los campos fértiles.
A la mañana siguiente, a la hora de la ofrenda, toda el área se inundó con el agua que venía de la región de Edom. (NVI)"
    62
    4
  • A partir de hoy 7 de septiembre se estrena nueva #programación en @RadioAcaciasHoy con el Ministro Miguel Arroyo y su espacio Clamor de Intercesión únete por nuestra web o #tunein a las 4:00 p.m.

    las_acacias: "A partir de hoy 7 de septiembre se estrena nueva #programación en @RadioAcaciasHoy con el Ministro Miguel Arroyo y su espacio Clamor de Intercesión únete por nuestra web o #tunein a las 4:00 p.m."
    27
    0
  • Manifestaciones de la #gloria de Dios 2 Reyes 4:38-41 Eliseo regresó a Guilgal y se encontró con que en esos días había mucha hambre en el país. Por tanto, se reunió con la comunidad de profetas y le ordenó a su criado: «Pon esa olla grande en el fogón y prepara un guisado para los profetas.» En eso, uno de ellos salió al campo para recoger hierbas; allí encontró una planta silvestre y arrancó varias frutas hasta llenar su manto. Al regresar, las cortó en pedazos y las echó en el guisado sin saber qué eran. Sirvieron el guisado, pero cuando los hombres empezaron a comerlo, gritaron: ¡Hombre de Dios, esto es veneno! Así que no pudieron comer. Entonces Eliseo ordenó: Tráiganme harina. Y luego de echar la harina en la olla, dijo: Sírvanle a la gente para que coma. Y ya no hubo nada en la olla que les hiciera daño. (NVI)

    las_acacias: "Manifestaciones de la #gloria de Dios 
2 Reyes 4:38-41
Eliseo regresó a Guilgal y se encontró con que en esos días había mucha hambre en el país. Por tanto, se reunió con la comunidad de profetas y le ordenó a su criado: «Pon esa olla grande en el fogón y prepara un guisado para los profetas.»
En eso, uno de ellos salió al campo para recoger hierbas; allí encontró una planta silvestre y arrancó varias frutas hasta llenar su manto. Al regresar, las cortó en pedazos y las echó en el guisado sin saber qué eran.
Sirvieron el guisado, pero cuando los hombres empezaron a comerlo, gritaron:
¡Hombre de Dios, esto es veneno!
Así que no pudieron comer. 
Entonces Eliseo ordenó: Tráiganme harina. Y luego de echar la harina en la olla, dijo: Sírvanle a la gente para que coma. Y ya no hubo nada en la olla que les hiciera daño.
(NVI)"
    69
    0