•  
  •  

Boletín

Boletín 6 de Agosto de 2017

Vasos de su gloria

Romanos 9:22-24 “¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia los vasos de ira preparados para destrucción, y para hacer notorias las riquezas de su gloria, las mostró para con los vasos de misericordia que él preparó de antemano para gloria, a los cuales también ha llamado, esto es, a nosotros, no sólo de los judíos, sino también de los gentiles?”

El contexto en el que Pablo nos habla, es el contexto de la inquietud y la duda de los judíos al ver que el evangelio se predicaba también a los gentiles, era una tensión terrible que Pablo vivía constantemente, era el apóstol de los gentiles, los gentiles era lo ordinario, los judíos eran los vasos de honra, y por supuesto querían que Pablo desistiera de predicarles, pero él nos trae a una realidad que ejemplifica entre lo que ocurrió entre Moisés y el faraón, el faraón que no estaba dispuesto a acceder a la voluntad de Dios y tenía que sobrellevar los resultados de su propia conducta.

Vemos el endurecimiento del corazón de faraón y el propósito de Dios de vaciar su ira, mostrar su poder y vaciar las riquezas de su gloria ¿Qué pasa con el endurecimiento del corazón? Hay personas que han cometido fechoría tras fechoría y uno se pregunta ¿Hasta cuándo? Hasta que se vierte la ira y Dios pueda mostrar su poder y su grandeza, una maldad lleva a la otra haciendo que el corazón se endurezca de tal modo que sigue hasta el final, la autodestrucción, faraón hizo lo mismo, Dios le decía si haces esto, te salvas, lo hacía pero se arrepentía, hasta que llegó el punto que perdió lo que más quería, su hijo, el pueblo salió pero como realmente no se había arrepentido, salió junto a su ejército a perseguir a los judíos y murieron, destrucción total.

La misericordia de Dios es tal que soporta hasta que ya se ha dado la medida completa, y se vacía llevando a la destrucción y la muerte, con una persona, con una sociedad, nos lleva hasta el fin para mostrar su poder para salvar a su pueblo y destruir al maléfico. Debemos arrepentirnos, por eso la evangelización es tan importante porque sin arrepentimiento no puede haber transformación, ni cambio.

Por su amor y su gracia nos muestra, derrama sus riquezas, nos ha hecho hombres de bien, predicadores de la Palabra, nos da vida eterna sacándonos del pacto de la muerte, para no caminar más deprimidos y tristes sino con el corazón ardiente lleno de fe y de esperanza, nos convertimos en vasos de su gloria, de su misericordia, es su gloria en la tierra cuando podemos vivir en su paz y su justicia.

Pastor Samuel Olson
Culto dominical 30 de julio de 2017

Ver vídeo

Leer más →

 

Boletín 30 de julio de 2017

Fortalécete

Hay situaciones que cada día se vuelven difíciles, nos llevan a pensar ¿Dónde está Dios? Dios está, es soberano de la creación. Sin embargo, a cada uno nos toca vivir como hijo de Dios y como ciudadanos de las naciones, cada rol con su deber. También nos encontramos con el hecho de querer relacionar la fe con la vida diaria, es una tarea que nos ayuda a vivir de forma coherente, no es una tarea fácil, pero todos amamos a Dios, le seguimos y por esto obedecemos.

¿Cómo vives como cristiano en este momento? Abraham fue sacado creyendo en Dios, vivió más de 100 años creyéndole a Dios, creyendo que tendría un hijo y que tendría una descendencia como las estrellas del cielo.  Y Dios cumplió, Él es así, hace cosas inesperadas, es justo y su acción varía constantemente, son cosas inverosímiles, pero es el Dios.

Lo primero que necesitamos saber en este tiempo es que tenemos autoridad, Dios va delante de nosotros, su presencia está con nosotros en cualquier circunstancia, hay autoridad de Dios, pidamos que nos ayude a entender esta autoridad espiritual y moral, somos hijos de Dios que tenemos autoridad.

Dios nos manda a esforzarnos, a no temer, ni desmayarnos, está con nosotros donde quiera que vayamos. Es increíble lo que hace Dios en un momento particular con su pueblo. Si leemos la palabra veremos que siempre hay un mandato, debemos recordar lo que ha hecho, todos tenemos momentos espectaculares en los que Dios ha estado involucrado y sabemos que eso fue posible por la mano de Dios.

La gloria de Dios mora en nuestras vidas, gozamos de la presencia del Espíritu Santo, nos recuerda su poder, su gracia, su amor, su poder en Cristo Jesús. Sabemos que no nos dejará ni aparatará, por eso siempre buscamos serle fiel. Elías fue un profeta utilizado por Dios, que tuvo sus encuentros con Baales del momento, actualmente también los tenemos y son los que sustentan a muchos a nivel espiritual, pero sabemos que nosotros como cristianos no podemos mezclarnos. Sin embargo, Elías, que fue usado de manera sobrenatural tuvo miedo, huyó al desierto, pero tuvo un sueño que fue revelación divina, huyó aun más al desierto y tuvo un encuentro con Él, que le reveló lo que debía hacer y no era tener miedo.

Jesús, sabiendo cual era su tarea, entendía bien lo que debía hacer, se encuentra en el Getsemaní sabiendo lo que le tocaba en unas horas era ir a la cruz, derramar su vida y tendría que entregarla, aceptando la muerte física y creyéndole al Padre que le levantaría, son cosas terriblemente fuertes. En distintos momentos de nuestra vida pasamos momentos difíciles, que nos hacen pensar ¿Hasta cuándo? En el caso de Jesús el sufrimiento fue hasta la muerte, y oró Jesús de esta manera: Lucas 22:42-43 “diciendo: Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya. Y se le apareció un ángel del cielo para fortalecerle.”

En estos días lo que necesitamos para ayudarnos en nuestra debilidades y situaciones difíciles es que los ángeles de Dios nos fortalezcan con su cuidado y provisión. Es lo que Él hace, manda ángeles para sostenernos como lo hizo con Jesús.

Pastor Samuel Olson
Culto dominical 23 de julio de 2017

Descargar audio

Leer más →

 

Boletín 23 de Julio de 2017

La obra del Espíritu

Hechos 2:14-21 “Entonces Pedro, poniéndose en pie con los once, alzó la voz y les habló diciendo: Varones judíos, y todos los que habitáis en Jerusalén, esto os sea notorio, y oíd mis palabras. Porque éstos no están ebrios, como vosotros suponéis, puesto que es la hora tercera del día. Mas esto es lo dicho por el profeta Joel: Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños; Y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días derramaré de mi Espíritu, y profetizarán. Y daré prodigios arriba en el cielo, y señales abajo en la tierra, sangre y fuego y vapor de humo; el sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día del Señor, grande y manifiesto; y todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.”

El libro de Hechos es escrito por un médico llamado Lucas, y decide escribir un libro donde recopila las cosas que hizo Jesús, este libro tiene una segunda parte donde decide contar la obra del Espíritu Santo escribiendo el libro de Hechos, en el que vemos la introducción de su obra convirtiendo a los apóstoles de hombres que habían huido del propósito de Dios a hombres capacitados que revolucionan Jerusalén, en la segunda parte, introduce al apóstol Pablo que pasó de perseguidor de la iglesia a aquel que habló a miles sobre el mensaje de la gracia de la cruz del calvario, Lucas plasma lo que el Espíritu Santo puede hacer en la vida de una persona.

Cuando el Espíritu de Dios viene sobre una persona no es para sentir movimientos sino para levantarnos y comisionarnos a una obra maravillosa, en Hechos 2 vemos el inicio de esa obra, los apóstoles estaban en un aposento alto asustados, tenían miedo de que los mataran, que hicieran con ellos lo que hicieron con Jesús, no se sentían con la capacidad de hacer lo que les habían mandado a hacer, reconocían que algo les faltaba y no tenían la capacidad, pero de repente vino del cielo un estruendo y fueron llenos del Espíritu Santo.

Muchos de nosotros tomamos decisiones difíciles porque decidimos en medio de una crisis, nuestras vidas aunque sean moralmente correctas pueden caer en hechos vergonzosos, pero Dios quiere transformarnos en un agente de cambio para su gloria y honra, cuando vienen las tribulaciones somos capaces de matar, de maldecir, el miedo te puede llevar a tomar decisiones horribles que te hagan arrepentirte en el futuro, pero Jesús vino para buscar a los que se habían perdido para darle un nombre nuevo.

No importa lo que el pecado diga, cuando el Espíritu Santo viene tu eres un hijo del Dios Altísimo, hay  personas que al salir de la iglesia hacen lo que la calle les dice, toman su nombre viejo y hacen las cosas por su cuenta, pero tienes un nombre nuevo que está contigo cada día de la semana, ese nombre ha sido escrito en el libro de la vida y no tiene por qué vivir en las cosas del pasado, eres una persona nueva.

La obra del Espíritu te dice: ya no te gobiernas a ti mismo, tienes una mente nueva, Dios te ha dado revelaciones a través del Espíritu y ninguna dificultad va a cancelar la palabra que Dios te ha dado, todavía hay gracia de Dios derramándose en la cruz del calvario para que camines en su gracia y su promesa, Dios te ve como su hijo y espera que camines en el ministerio que te ha encomendado.

Si el Espíritu Santo no viene siempre buscarás protegerte a ti mismo, a los tuyos, muchos se dicen cristianos pero no tienen al Espíritu Santo, pero el que tiene el Espíritu sabe que ha experimentado su gracia y su misericordia, no estamos sólo, mayor es Él, que todo lo que encontramos en el mundo, es momento de ponerte de pie ante la tormenta y representar al reino de los Cielos en esta tierra.

Tu casa es un lugar de bendición para Dios, mientras que ves tu casa como un lugar donde sólo se recogen peces, Dios lo ve como un lugar para rescatar almas, párate en la brecha y cree que mayor es el que está en ti que el que está fuera en el mundo, Dios ha puesto palabra en tu boca, son tiempos de avivamiento para Venezuela porque ha dicho que antes de venir derramará su Espíritu sobre toda carne. Cuando te levantas en medio profetizas lo que viene de la palabra de Dios y esta palabra nunca queda en el olvido.

Dr. Luis Paz
Culto dominical 16 de julio de 2017

Ver vídeo

Leer más →

 

Boletín 16 de julio de 2017

El poder para vivir

Pentecostés tiene que ver con la cosecha, la Fiesta de la cosecha, su cosecha a través de los siglos venideros hasta que pudiera volver, los que estaban cerca de Jesús esperaron 10 días después de su ascensión cerca del aposento alto, y el Espíritu vino sobre ellos, Juan El Bautista decía que serían bautizados en el Espíritu con fuego, ocurrió así en el día de Pentecostés.

Nos denominamos pentecostales, es importante porque nos define como gente del Espíritu Santo ¿Por qué somos pentecostales? Porque sin el Espíritu Santo no estaríamos aquí, y nos dijo que recibiríamos poder cuando llegara el Espíritu Santo, es otra cosa, nacemos del Espíritu Santo cuando tomamos su Palabra y decidimos confiar nuestra vida a Él, se lo dijo a Nicodemo, debes nacer de agua y del Espíritu.

El Espíritu Santo te da el poder para vivir en medio de las circunstancias y los demás puedan ver que hay algo distinto en aquel que confía en el Señor, y el cristiano sabe que cuenta con este poder, que no es fuerza, es el Espíritu Santo que está dentro de ti, que da discernimiento, que permite tomar decisiones correctas, poder entender su provisión aún en el momento más crítico confiando en el Dios que está contigo y que te lleva de lo natural a lo sobrenatural.

Te levanta de la situación más incongruente de la vida y te pone en un plano de fe, el Señor está contigo, está formando un pueblo que le cree a Dios, necesitamos el poder del Espíritu Santo, el Consolador, que te da una palabra de ánimo, de dirección, de discernimiento, una palabra sabia en el momento más difícil o no tan difícil, pero si en el momento de duda, y si eres lleno del Espíritu Santo ayudarte y decirte: Estoy aquí.

Te da el poder para vivir la vida cristiana en verdad, en convicción y lleno de Él para que ante las situaciones no te minimices sino que te puedas levantar, no en tu capacidad, sino en la capacidad del Espíritu Santo en ti, Dios sabe cómo actuar en nuestras distintas personalidades en cada situación, por ello tenemos dos bautizos, el de agua en el que confesamos que hemos creído, nos sumergimos en agua, pero así como los discípulos necesitaron sumergirse y esperar, así necesitamos esperar.  Luego poco a poco el Espíritu Santo comienza a llevarnos a un acto de rendición total, porque actúa y poco a poco nos muestra quienes somos, para esto necesita tiempo con nosotros, nos prepara, por último debes abrir tu corazón, arrepentirte y rendirte, porque si no estamos dispuestos ni siquiera necesitamos el Espíritu Santo, hacemos nosotros mismos nuestro camino.

Te invadirá la verdad, su amor, la luz, su presencia, su poder, te llenará de fe y tomará como Él lo desea el control de tu vida y la llenará, te permitirá estar en su presencia, lleno, para ser testigos de una realidad, de un Dios vivo que a cada uno da una nueva dirección dirigida y llena de Él, además dice que nos traerá a toda verdad. Los discípulos esperaron 10 días y vino sobre ellos un estruendo, y se posaron sobre ellos llamas de fuego, era la expresión visible de lo invisible.

Si el Espíritu Santo te toma hablarás cosas de Dios, dirás las maravillas de Dios para que puedan creer y confiar en una vida de gracia en medio de la situación más difícil, esto es lo que Dios desea para ti, naciste en una naturaleza nueva, pero ahora Él te llena, te llenará hasta donde tú quieras ¿Cuánto quieres?

Pastor Samuel Olson
Culto dominical 9 de julio de 2017

Ver vídeo

Leer más →

 

Boletín 09 de Julio de 2017

¿Amas a Dios sobre todas las cosas?

Romanos 9:10-16 “Y no sólo esto, sino también cuando Rebeca concibió de uno, de Isaac nuestro padre (pues no habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese, no por las obras sino por el que llama), se le dijo: El mayor servirá al menor. Como está escrito: A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí. ¿Qué, pues, diremos? ¿Que hay injusticia en Dios? En ninguna manera. Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca. Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.”

Dios llama a determinadas personas para cumplir su propósito en determinado momento de la historia y de cada nación, para que así se cumpla lo que leemos en Apocalipsis, cuando dice que de todas las naciones se postrarán, es el desarrollo de un nuevo pueblo.

Juan 12:26 “Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará.”

En esta palabra Dios habla de prioridades, de relación y servicio al Señor o auto placeres, ¿Cuál es tu agenda? ¿Amar a Dios sobre todas las cosas o volver todo hacia ti? Aborrecer la vida es establecer nuevas prioridades ¿Alrededor de qué gira tu vida? Dios sabía que a pesar de las debilidades de Jacob, él habría de cumplir su plan, a pesar de vender su primogenitura, de perderlo todo en un solo plato, Jacob tenía muchos pendientes, tenía una lucha con su propia personalidad, entre seguir como era o cambiar, fue llevado a ese lugar donde debemos decidir si rendirnos hacia Él o seguir igual.

Ante Dios somos iguales y debemos ser fieles con lo que Dios ha hecho en nosotros, Dios es justo, es bueno, veraz, misericordioso, tiene la historia en sus manos y sabe por qué hace las cosas, así que lo que hace en tu vida debes entenderlo dentro de la justicia, la bondad y la misericordia de Dios, si no lo entiendes así siempre estarás en un constante cuestionamiento de su voluntad.

El Dios al que servimos es veraz y justo, siempre estamos en sus manos aunque no comprendamos las circunstancias que pasamos, hará justicia pero con misericordia y compasión, Dios es bueno y hará misericordia, es lo que ocurre en la cruz, Cristo pagó en nuestro lugar hizo justicia con misericordia, por esto creemos en su gracia, su amor, y debemos entregar nuestras vidas para que sea cambiada.

Romanos 1:24 “Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos,”

¿Está tan duro tu corazón que no quieres cambiar? ¿O ya te rendiste? Entrega tu vida, repite conmigo: Señor, te entrego mi vida, estás cambiando todas las cosas en mi y alrededor de mi, tu eres el único que de verdad puedes cambiar mi vida, mi familia, mi nación, haz a tu manera, me arraigo a tu amor y tu misericordia.

Pastor Samuel Olson
Culto dominical 2 de julio de 2017

Ver vídeo

Leer más →

 

Boletín 2 de julio de 2017

¿Le estás dando la espalda a tu propósito?

Éxodo 3:1-6 “Apacentando Moisés las ovejas de Jetro su suegro, sacerdote de Madián, llevó las ovejas a través del desierto, y llegó hasta Horeb, monte de Dios. Y se le apareció el Angel de Jehová en una llama de fuego en medio de una zarza; y él miró, y vio que la zarza ardía en fuego, y la zarza no se consumía. Entonces Moisés dijo: Iré yo ahora y veré esta grande visión, por qué causa la zarza no se quema. Viendo Jehová que él iba a ver, lo llamó Dios de en medio de la zarza, y dijo: ¡Moisés, Moisés! Y él respondió: Heme aquí. Y dijo: No te acerques; quita tu calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es. Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de Jacob. Entonces Moisés cubrió su rostro, porque tuvo miedo de mirar a Dios.”

Tenemos un padre que conoce nuestro nombre, que nos llama a su plan eterno y lo hace sin buscar tus habilidades o actitudes, lo hace simplemente por la gracia derramada en Cristo Jesús que te ha acercado al Padre de la gloria, te ha dado un nombre nuevo y ahora eres un hijo del Dios Altísimo, alabado sea su nombre.

El libro de Éxodo es parte de lo que denominamos el pentateuco, la ley de Moisés, tenemos una historia en la fe, una historia maravillosa, en la que hemos sido insertados como parte del pueblo de Dios, podemos decir que somos parte de este pueblo que ha sido separado para vivir en un plan perfecto, vivir para la gloria de Dios.

Dios coloca al hombre en esta tierra y se corrompe por el pecado, por su rebelión, pero no importa cuántas veces se rebela el hombre a lo largo de la Biblia porque siempre hay un Dios misericordioso que se acerca con su gracia perfecta para cumplir no lo que queremos sino su voluntad en esta tierra.

A Abraham le bendijo diciéndole que bendeciría a todas las naciones de la tierra a través de él, es una promesa que podemos tomar, entender que somos parte de ese propósito y recibir esa bendición del Señor, a veces las situaciones de la vida nos hacen pensar que hemos perdido el control, el problema es el pecado, el distanciamiento hacia Dios, sólo necesitamos regresar al plan de Dios porque solamente volver a su plan reestablecerá su plan en la tierra.

Donde Dios lleva a sus hijos no importa el pecado, porque allí sobreabunda la gracia y la presencia de Dios sana la tierra trayendo restauración y bendición, cuando entendemos que no es lo que hacen a nuestro alrededor sino quien yo soy en Dios podemos estar en un lugar donde no alaban a Dios,  pero por el hecho de llevar la promesa sabemos que no seremos cautivos por el exterior sino que nuestra presencia traerá bendición, salvación y vida eterna.

Cada vez que nos ponemos en las manos de Dios, Él trae bendición, a los pueblos se les olvida que Dios es el que trae bendición, y pueden olvidarlo pero Dios no se olvida, dice su Palabra que tu padre y tu madre se pueden olvidar de ti pero Él no se olvidará de ti. El pecado trae maltrato, odio, vivir fuera de la voluntad de Dios te puede volver un asesino, volverte la persona más desagradable, pero su gracia y misericordia aún están derramadas para tu vida, puede levantarse el infierno mismo pero Dios se levantará para protegerte.

Cuando confiamos en Dios podemos entregar nuestro tesoro más preciado y confiar que Dios lo llevará por el camino seguro, mientras peleamos contra faraón Él nos pone en su casa para que podamos decir en medio de Egipto, nos criamos aquí, pero no somos de aquí, nos criamos en esta tierra, pero no somos de aquí, nos levantamos para la gloria de Dios, nos preocupamos por el enemigo, pero Dios lo va a usar para que podamos decir que no fue su bondad sino el propósito de Dios.

Podemos estar en el mundo pero Dios ha permitido que te cuiden, te protejan y aun oyendo lo que dice el mundo muy dentro sabemos que no está bien, que no servimos a la muerte que está afuera sino que servimos a un Dios en el cual vamos a esperar, Dios no es Dios de otras personas, tiene cosas hermosas para nosotros, pero debemos vivir para Él, los fracasos que vivimos nos pueden llevar al desierto, a cuidar ovejas de otro, no nos ha llamado a eso, nos ha llamado a bendición ¿Qué te está llevando a darle la espalda al propósito de Dios?

Pensamos que como nos han suprimido es porque viviremos por siempre en el desierto, pero estamos en el lugar del encuentro con Dios, donde nos encontramos en su presencia, en medio de los desiertos siempre hay alguien que nos invita “al monte de Horeb” y sabemos que algo sobrenatural está pasando, es una presencia inexplicable, porque debemos tener un encuentro con Él para que sepamos que lo que parece imposible para el hombre es posible para Dios.

Mucho tiempo en el desierto te puede destruir, pero Dios ha prendido una zarza que te llama la atención, que no cambia nada, puedes llegar a la iglesia y pensar que pasa algo, pero no pasa nada en tu vida, pero hoy es el día para que te acerques a la zarza ¿Quién está destruyendo tu casa? ¿Quién está destruyendo tu vida? Te está llamando el Dios que te escogió desde el vientre de tu madre y te ha traído a este día para que sepas que para esta hora Él te ha llamado.

Dr. Luis Paz
Culto dominical 25 de junio de 2017

Ver vídeo

 

Leer más →

 

Boletín 25 de junio de 2017

Vida de fe con propósito

Romanos 9:5-11 “de quienes son los patriarcas, y de los cuales, según la carne, vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén. No que la palabra de Dios haya fallado; porque no todos los que descienden de Israel son israelitas, ni por ser descendientes de Abraham, son todos hijos; sino: En Isaac te será llamada descendencia. Esto es: No los que son hijos según la carne son los hijos de Dios, sino que los que son hijos según la promesa son contados como descendientes. Porque la palabra de la promesa es esta: Por este tiempo vendré, y Sara tendrá un hijo. Y no sólo esto, sino también cuando Rebeca concibió de uno, de Isaac nuestro padre (pues no habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese, no por las obras sino por el que llama)”

En este capítulo podemos leer del plan de Dios que llevaría al pueblo de Israel a su bondad, ellos quisieron volcarse al mundo pero Dios siempre tiene un remanente fiel, con el cual trabaja para comenzar un nuevo pueblo, es la historia de la salvación, de cómo Dios busca salvar a la humanidad que se ha perdido, por esto busca personas como Job, Melquisedec que creían en Dios y le servían, como Abraham, a quien denominamos el padre de la fe, Dios trabaja con él para que nosotros terminamos siendo hijos de la promesa, somos cristianos pero nuestra base es ser hijos de una promesa en la que creemos.

La promesa de Jesús “El que cree en mí tiene vida eterna” es una promesa única, especial, reitera que aunque esté muerto el que cree vivirá, no te desamparará, muchos son cristianos pero no son hombres de fe, Abraham y Sara tuvieron que creer lo increíble, que a los 80 años concebirían un bebé, es la obra de Dios en la vida del que cree en la promesa.

El Dios al que servimos nos sorprende con las cosas que nos pide, algunos tienen un llamado particular, que no los marca sólo a ellos sino a todos los que le rodean, tienen un propósito de vida que no es necesariamente de salvación, pero es un propósito, cuando Dios pide estas cosas inverosímiles solo queda creer o no creer, atreverse o no, Abraham no tenía capacidad de engendrar pero Dios le prometió una descendencia como la arena del mar.

La fe es la sustancia de lo que no se ve, hay muchas cosas en la vida que no siguen el curso que consideramos lógico, Dios cambia los protocolos porque Él tiene un propósito que va a cumplir, Dios tiene su manera de trabajar con nuestra vida, muchas veces cuando pasan cosas en nuestra vida al momento creemos que es injusto. Pero en nuestra vida de fe debemos entender que aunque no sepamos que pasa todo es para bien, porque el día de mañana veo como todo cae en su lugar y podemos decir: Señor, tenías razón.

No elige a todo el mundo para un trato especial, sino que Dios sabe y pone a ciertas personas para pasar por cierto camino, en tu familia también ha llamado, y siempre estamos en un caminar que cuestiona el por qué Dios está haciendo lo que hace en determinados momentos de la vida, cuando creemos en Cristo tenemos un propósito, que está en su Palabra, es un trampolín para llevar una vida de fe: Si al llamarte tu respondes Él trabaja contigo a través de su propósito.

Pastor Samuel Olson
Culto dominical 18 de junio de 2017

Ver vídeo

Leer más →

 

Boletín 18 de junio de 2017

¿Eres hijo de Dios?

Romanos 9:1-9 “Verdad digo en Cristo, no miento, y mi conciencia me da testimonio en el Espíritu Santo, que tengo gran tristeza y continuo dolor en mi corazón. Porque deseara yo mismo ser anatema, separado de Cristo, por amor a mis hermanos, los que son mis parientes según la carne; que son israelitas, de los cuales son la adopción, la gloria, el pacto, la promulgación de la ley, el culto y las promesas; de quienes son los patriarcas, y de los cuales, según la carne, vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén. No que la palabra de Dios haya fallado; porque no todos los que descienden de Israel son israelitas, ni por ser descendientes de Abraham, son todos hijos; sino: En Isaac te será llamada descendencia.  Esto es: No los que son hijos según la carne son los hijos de Dios, sino que los que son hijos según la promesa son contados como descendientes. Porque la palabra de la promesa es esta: Por este tiempo vendré, y Sara tendrá un hijo”

Los primeros 8 capítulos de Romanos son la afirmación de que la salvación depende la fe y confianza en la obra redentora de Cristo en la cruz, y se consolida con su resurrección, derramando la oportunidad de salvarse ante la humanidad, quiere que todos procedan al arrepentimiento, no es para un grupo, es para todos, es el Espíritu Santo quien ante la sensibilidad humana nos busca, nos llama la atención a todos para el arrepentimiento, quiere que todos lleguen al arrepentimiento.

No hay una precondición, la condición es que oyendo puedas proceder en la fe a la obra de Cristo, este es el plan eterno de Dios, su deseo es salvarnos, pero sin aceptar a Cristo no se cumple ese propósito en tu vida, no todos llegan al arrepentimiento pero es una decisión personal, por eso Pablo al final de capítulo 8 exhorta que todas las cosas son para bien para los que aman a Dios.

En la historia del antiguo testamento podemos ver como siempre había un remanente fiel que amaba a Dios, pero la mayoría hacía su vida a su manera, sin una relación verdadera con Cristo, llega un momento en que decimos hasta aquí, me rindo, y a partir de allí comienza la vida de fe, es ese momento que marca la transformación en los hijos de Dios.

Podemos vivir como un cristiano, vestir como un cristiano y no ser cristiano, la pregunta es ¿Eres un hijo de Dios? Debe haber una congruencia en lo que eres y lo que muestras, en algunos momentos de la vida Dios nos da una promesa y sabemos que esa voz es de Dios, aquí comienza el propósito de Dios, fuimos separados de su gloria, pero su labor inicia de nuevo a través de hombres de fe, con la labor de crear una nueva humanidad, los que viven por fe, confiándose a Él.

En Jesús se forja el nuevo pueblo, la nueva humanidad de la que somos parte, con una presencia única del Espíritu, esperando y creyendo en su promesa, porque lo que ha prometido lo va a cumplir, nos puede pedir cosas inverosímiles como hizo con Abraham cuando le dijo que saliera de Ur, pero el promete estar con nosotros siempre ¿Lo crees?

A Sara le costó unos errores llegar a la promesa, pero el Señor hace, necesitamos caminar con las verdaderas promesas de la Palabra, porque esas promesas se van a cumplir.

Pastor Samuel Olson
Culto dominical 11 de junio de 2017

Ver vídeo

Leer más →

 

Boletín 11 de Junio de 2017

Cuida tus pensamientos porque ellos controlan tu vida

Mateo 24:3-13,21 “Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo? Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán. Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores. Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre. Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán. Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos; y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo. Porque habrá entonces gran tribulación, cual no la ha habido desde el principio del mundo hasta ahora, ni la habrá.”

Es indudable que los tiempos que estamos viviendo nos trasladan al momento en que Jesús le explica a sus discípulos sobre las señales del fin, de su venida, son momentos difíciles, no sabemos a ciencia cierta si es el final, pues la misma palabra dice que sólo Él sabe cuándo será, pero pasamos por momentos difíciles que son muy parecidos, que nos llevan a situaciones particulares.

Lo que sucede en nuestras vidas, la tribulación en nuestra mente, la tribulación es aflicción, molestia, en el idioma original en hebreo da una idea de estrecho, comprimido, nos indica la dificultad por la que se pasa, comprimido nos da una idea de cuando la prensa comprime al olivo para sacar su jugo, es un momento en el que no vemos salida.

Todos tenemos una lucha interior, una serie de pensamientos que mientras estamos en el mundo no nos habíamos dado cuenta  estaban en nuestra mente, lo que pensábamos lo decíamos, o lo hacíamos, pero al llegar a los pies de Cristo, conocerle, todas estas tribulaciones y pensamientos se manifiestan como una lucha que llevamos internamente.

El orgullo, egoísmo, se parecen pero no son lo mismo, el orgullo no permite ver el camino que Dios ha trazado para nuestra vida, enojo, ira, amargura, ¿Cómo respondes a los demás cuando te confrontan? ¿Cuántas veces tenemos un juicio contra alguien? ¿Qué pensamientos son los que invaden nuestra mente?

Los celos, las contiendas, las preocupaciones, son cosas de las que el Señor nos habla claramente, en cada situación diaria ¿Con cuál pensamiento luchas constantemente? El Señor conoce todos nuestros pensamientos, en todo instante esta rebelión se presenta en nuestras vidas, es un campo de batalla, la semilla que el Señor ha sembrado está allí pero tenemos un enemigo en particular que siembra cizaña, esa cizaña es la que hace que nuestro pensamiento esté revoloteando.

Entonces, ¿Cuáles deben ser nuestros pensamientos? Pablo habla del pecado que mora en nosotros, traslademos nuestros pensamientos, porque tenemos pensamientos buenos pero normalmente prevalecen los malos, transformemos nuestras mentes para saber cuál es la perfecta voluntad de Dios, centrémonos en Él, porque en su Palabra nos da una salida y muchos consejos.

Él nos invita a perseverar ¿Qué es perseverar? Es tener paciencia, constancia, adherirse fuertemente ¿Cuando estos pensamientos vienen de qué te aferras? La perseverancia se relaciona simplemente con la continua dependencia del cristiano a Cristo, sin Él siempre va a vencer nuestro pensamiento, Él nos enseña ejemplos de perseverancia, como la parábola de la viuda. En estos tiempos que pasamos debemos evitar llenarnos de estos pensamientos del mundo que invaden nuestra mente.

Somos nosotros quienes debemos llevar esperanza, no debemos dejarnos desanimar, porque Él por medio de su voluntad nunca nos hará perder el tiempo sino que hará ser más fuertes, cada día de nuestras vidas debemos entregar las cargas, en su Palabra encontramos en Proverbios 4:23 una palabra que leemos constantemente “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida.”  Pero quiero reflexiones en la traducción Palabra de Dios para Todos: “Ante todo, cuida tus pensamientos porque ellos controlan tu vida”, serás como sea tu pensamiento, mira siempre hacia adelante y no te desvíes.

José Hernández
Culto dominical 4 de junio de 2017

Ver vídeo

Leer más →

 

Boletín 4 de junio de 2017

Cumple tu propósito

Jeremías 15:20 “Y te pondré en este pueblo por muro fortificado de bronce, y pelearán contra ti, pero no te vencerán; porque yo estoy contigo para guardarte y para defenderte, dice Jehová.”

¿Cuál es el propósito que Dios tiene con nosotros? Es tiempo de que la iglesia se convierta en un muro de bronce, es un momento histórico para Venezuela, es una oportunidad maravillosa para que la iglesia se levante a brillar como una luz de esperanza para decirle al mundo lo que Dios está haciendo en este país, levantando a la iglesia en esperanza.

Dios te ha separado para este tiempo, para su gracia, su misericordia, hay un plan perfecto trazado para tu vida, no importa lo que pase los ojos de Dios están puestos sobre ti, podemos pensar que de momento a Dios se le ocurrió un plan, pero la realidad es que Dios no funciona así, nosotros podemos improvisar, pero Dios no se le ocurre una cosa hoy y otra mañana, Él siempre ha tenido un plan perfecto y tu formas parte de ese plan.

Antes de que existieras, ya fuiste santificado, Jeremías 1:5 “Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones.” esta es una palabra de cuidado porque al leer santificado nos imaginamos estándares terrenales, y no podemos olvidar que seguimos siendo pecadores, en ninguna parte esta palabra dice que seremos venerados, o que vino una unción que no le haría pecar, Jeremías era un hombre pecador pero había algo distinto en él, Dios lo había separado del resto para convertirse en un llamado de Dios, no significaba que no pasaría por problemas, sino que tenía un propósito.

Para este tiempo Dios te ha traído, cuando entendemos esto dejamos de pelear con la situación, y nos insertamos en el plan de Dios pidiendo vivir para su gloria, cumpliendo su plan para mí en esta tierra ¿Qué significa santificación? Significa ser apartado del resto en medio de lo que estás viviendo y comienzas a vivir en una nueva mentalidad, Dios no quiere cambiar la situación, Dios te quiere cambiar a ti.

Cuando pides que Dios te saque de tu situación no estás viendo el plan completo, la Palabra dice que sus pensamientos son tan grandes que no los podemos entender, Dios te ha colocado en este lugar para que en medio de muchos padecimientos puedas hacer brillar el reino de los cielos en la tierra, el mismo Dios que te escogió te está pasando por un proceso de perfeccionamiento, necesitamos ver para que Dios nos ha llamado.

El proceso de santificación en nuestras vidas comienza en el vientre de nuestras madres, es un proceso de padecimientos, son estos procesos donde realmente se puede desarrollar el testimonio del verdadero hombre y mujer cristiana, el caminar con Dios en medio de las ansiedades sólo hace que puedas ver su gloria cada vez más, para que puedas decir no es lo que he oído, es lo que he visto que ha hecho en mi vida.

Vendrán años en los que te preguntarán cómo hiciste, y podrás decir que Dios ha sido fiel, tienes la opción de huir, pero no huyas del llamado de Dios, porque Dios es fiel y bueno sobre nosotros, Dios permite los procesos de la vida para que te des cuenta que Dios te está cuidado y así te enamores más de su cuidado. Ser ministro de Dios en este tiempo no es caminar sobre los aires, es poder decirle en medio de todo santifícame y perfeccióname, el lugar donde estás, tu entorno, te está viendo ¿Verán el carácter de Dios en ti o verán otra cosa? Para este tiempo te ha traído y verás su gloria.

Dr. Luis Paz
Culto dominical 28 de Mayo de 2017

Ver vídeo

Leer más →